12.6.09

Las cosas

Con tantas personas perdidas, llorar por las cosas sería como faltarle el respeto al dolor.




















Las cosas me acompañan y se van. Las tengo de noche, las pierdo de día. No estoy preso de
las cosas; ellas no deciden nada.

La memoria guardará lo que valga la pena. La memoria sabe de mí más que yo; y ella no pierde lo que merece ser salvado.

1 comentario: