2.4.14

Never met a love like this before

Hay muchas cosas que anestesian nuestra mente, nuestro dolor.- No confundir dolor con confusión.- Las anestesias vienen en muchas formas, ninguna viable a la hora de calmar la conciencia, pero mientras esté bajo los efectos, todo se verá bien. Los recuerdos son lo contrario a una  anestesia, cuando te traicionan y aparecen cuando menos los querés: un aroma, una palabra, una forma, y te disparan al pasado, a ese hecho o persona. Una persona puede ser una anestesia. Una actividad puede ser una anestesia. Dormir. Pensar en nimiedades. Raro pensar que las cosas más lindas funcionan como recordadores y no como anestesia. Entonces ya no estás anestesiado todo el tiempo como yo lo estaba, antes de empezar a escribir esto. Ya no estás para nada exento, por que su recuerdo es como el aire, no se puede escapar. El nombre de esa persona está hasta entre las personas que hablan a tu alrededor, al igual que su pelo, su rostro. Su voz en todas las canciones, su risa en todas las bromas, sus gestos en todos lados. Raro pensar que no puedo ir a casi ningún lugar de esta ciudad sin tenerte in the back of my mind. Ahora ya es como una parte más de mi mente,casi como algo que se da por supuesto. Como si tu voz fuese la voz de mi conciencia.
This thoughts keep me awake at night.



Se fue la anestesia y ahora todo duele. Duelen los golpes viejos y los nuevos. Las palabras, las conclusiones, los argumentos. Todo te hace llorar, te lastima y te sensibiliza. Y valorás el amor, muchísimo. Y extrañás. Extrañás todo y no querés ni que te hablen de eso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario