6.3.14

Se puede elegir hacia dónde se va? O es el destino algo tan afirmado que sólo se puede caminar hacia él como un condenado a muerte deseando que su paseo sea lo más amable posible? El saber dónde vamos,  podría cambiar nuestra visión? Por cierto que sí.
Sólo cuando nos hacen una pregunta, a pesar de que nosotros mismos nos la hayamos planteado antes, al oírla salir de los labios de otra persona.. .se vuelve real. Nos choca más. Nos marca y nos obliga a realmente analizarla. Porque tendemos a anestesiarnos. Algo parecido a repetir la misma palabra una y otra vez hasta que pierde el sentido.  Así se pasa el tiempo. Así se pierde. Así se ignora. Así se posterga. Así se vive aún muriendo. Cuando alguien me pregunta qué quiero hacer con mi vida siento que tengo todas las respuestas y a la vez ninguna. Siento que tengo miles de preguntas pero que a su vez carecen de respuesta y esa, justo esa respuesta ronda en mi cabeza pero no sale. No sale por mis labios y ni siquiera se puede encontrar. Como una luz imperceptible, que se sabe que esta ahí pero sin embargo no dónde está ubicada. No puedo alcanzarla. Se escapa y reafirma mis dudas sobre lo perdida y confundida que estoy. Y a la vez me da esperanza y me hace sentir segura, segura de que todo va a estar bien. Por alguna extraña razón. Por alguna mágica profecía propia, inventada por .. quién sabe? El imaginario infantil? El sueño adolescente?  Espero nunca perder eso. La capacidad de siempre esperar lo mejor. Esa luz que brilla y a la vez no se sabe siquiera si está, si es un reflejo de otra, si ya murió y como una estrella lejana sigue alumbrando a pesar de su ocaso. Tal vez no exista. Tal vez es una ilusión. Pero si algo sirve para mantener viva otra cosa, por más que sea la esperanza, o algo tan simple como las ganas... entonces cuenta. Cuenta como todas esas preguntas sin respuesta y todas esas respuestas sin preguntas. Cuenta como todas esas estrellas que miran los enamorados pero que probablemente ya estén muertas. No sé realmente la respuesta, no sé siquiera si algún día la voy a tener... lo que sí sé es que mientras la busque, voy a vivir, y mientras la pierda, la voy a seguir intentando encontrar.  Tantas veces como pueda voy a dejar que mi corazón naufrague, con seguridad volverá a encontrarse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario